Si alguna vez compramos pasta filo para alguna receta y nos sobra muchas tiras de pasta os doy algunas ideas para utilizarlas.
Cortar pimiento verde, pimiento rojo, cebolla, puerro y calabacín en brunoise (tipo de corte de verduras), pochar en una sarten con aceite de oliva, pasados 10 minutos añadir azucar moreno y dejar un par de minutos a fuego medio. Retirar y escurrir el aceite sobrante.
Poner la pasta sobre la mesa, anñadir una rodaja de queso de burgos y la piperrada. Envolver como si fuera un regalo y cerrar humedeciendo los bordes con un dedo y agua fría.
Meter al horno 5 minutos a 180º, emplatar ayudandote de una espatula y disfrutar en la mesa.
Otra forma de aprovechar los restos es: Poner la pasta filo en una tartaleta, añadir fruta con azucar y hornear cinco minutos.

Pin It on Pinterest